lunes, 17 de agosto de 2015

El lenguaje de la Bestia


09 Agosto 2015
del Sitio Web GazzettaDelApocalipsis






 
 
La Bestia habla... Tiene un idioma propio...

Esa bestia, a la que llamamos Sistema, tiene una presencia cada vez menos abstracta: ya empieza a ser un ente con unas características bien definidas y reconocibles.

Y una de ellas es un lenguaje propio, con unas lógicas propias y con una intencionalidad final concreta.

Un lenguaje que ha sido inoculado en nuestras mentes y que nos ha programado a todos sin que nos demos ni cuenta, para que seamos partícipes directos de la eliminación de nuestra propia identidad individual y de nuestra conversión en meras piezas de la maquinaria.

Como hemos dicho con anterioridad en otros artículos, el Sistema actúa como si fuera una especie de maquinaria psíquica, que está instalada en nuestras psiques, programando todas nuestras acciones de forma semi-inconsciente.
 

 

Es muy difícil identificarlo correctamente, pues no tiene nombre, ni cara, ni cuerpo, ni podemos hacernos una imagen clara de él; se refleja en todas nuestras expresiones culturales, en lo que creemos que son nuestros anhelos y sueños, en nuestras leyes, en nuestras creencias e ideologías.

Solo podemos detectar su presencia poderosa y omnisciente en los resultados, constatando que efectivamente está ahí, oculto en cada gesto y en cada uno de nuestros actos, dirigiendo la orquesta humana desde las sombras del inconsciente colectivo…

Pero desde hace un tiempo, relativamente corto, ha dado un salto adelante. Ha salido de las sombras y ha empezado a hablar con una voz propia cada vez más reconocible...

El suyo es un lenguaje explícito, frío y eficiente… pero también es extremadamente sincero:
nos dice, sin ambages, que no nos considera seres humanos individuales, sino simples números, susceptibles de ser sumados, restados o borrados en cualquier momento.
Lo podemos percibir en la profusión de lenguaje estadístico que inunda nuestras existencias y que nos ha convertido a todos en cifras abstractas parametrizables.

Un ejemplo claro de como ese lenguaje está calando en nuestras mentes y en nuestra visión del mundo y de la realidad, lo podemos encontrar en los medios de comunicación y más concretamente al escuchar cualquier noticiario televisivo.
 


 
 
 

LA LENGUA DE LA BESTIA EN LA TV

Fijémonos, por ejemplo, en lo que encontramos en un noticiario televisivo de forma habitual.

Las noticias vienen acompañadas de una amplia profusión de fríos datos estadísticos, cuyo efecto principal es la uniformización, la despersonalización y la eliminación de cualquier expresión de individualidad.

Cuando combinamos esa deshumanización estadística con un bombardeo de imágenes morbosas, en forma de grandes desastres, espectaculares accidentes, explosiones, cadáveres, dolor y muerte, eso acaba teniendo un efecto devastador sobre nuestra forma de ver el mundo, a las demás personas y a nosotros mismos.

Nos hemos acostumbrado a ver morir a seres humanos y a convertirlos automáticamente en datos estadísticos en nuestro cerebro, en forma de muertos o heridos y clasificándolos según etiquetas, como si fuera la cosa más natural del mundo.

Podríamos decir que la máquina nos está "mecanizando" a nosotros también, programando nuestras mentes con su lógica fría y calculadora, para que seamos como ella.
 


 

Pongamos un ejemplo:
supongamos que por la televisión, en un noticiario, nos muestran uno de esos vídeos de accidentes desgraciados grabados con una cámara de vigilancia.

Nos muestran a una persona que pasea tranquilamente por la calle con su perrito y de repente, vemos como el animal cruza la calle de improviso, su dueño corre tras él y lo atropella un coche.

Ver una imagen como esta, puede provocarnos un impacto emocional. No importa si esa persona es china, rusa, blanca o negra.

Nos identificaremos con ella porqué está haciendo algo que podríamos hacer nosotros y le sucede algo que también podría sucedernos a nosotros mismos o a algún ser querido.

Eso provoca que sintamos empatía hacia esa persona y que su desgracia nos provoque un cierto grado de dolor.
¿Pero qué sucede si yo acompaño esas imágenes con una nutrida dosis de fríos datos estadísticos?

Supongamos que nos muestran esas mismas imágenes, pero una voz en off nos va diciendo que,
"cada año mueren 1500 personas atropelladas por distracciones en las ciudades del país, de las cuales, un 25% fallecen",
...y posteriormente nos muestran vídeos muy cortos o en multipantalla de muchos otros atropellos en diferentes países, con los datos estadísticos comparativos de víctimas en aquellos lugares, con números de muertos, heridos y tantos por ciento de hombres y mujeres atropellados.

Esa profusión de datos, acompañada de las imágenes impactantes, tiene un efecto demoledor en nuestra forma de ver y sentir la realidad.
 


 

De repente, ya no vemos a esa persona desconocida concreta con la que podíamos identificarnos y que podía provocarnos empatía; esa empatía se ve sustancialmente reducida, porque esa persona pasa a ser el reflejo visual de un dato estadístico.

Bien, pues este efecto de programación en nuestra mente, se repite de forma incesante y constante, hora tras hora, día tras día, sin que seamos conscientes de ello, como un veneno que va calando en nuestra psique gota a gota.

Esa es la función principal de los medios de comunicación de masas: son la herramienta de uniformización masiva más poderosa de todos los tiempos.

Son la antena desde la que el sistema emite constantemente los paquetes de datos que deben ser instalados en nuestros cerebros para las consiguientes "actualizaciones diarias del software del Sistema".

Si los analizamos con atención descubriremos que esta programación mental propia de una máquina, está estructurada con una serie de lógicas internas completamente perversas, de las que nadie se da ni cuenta.
 


 
 
 

LA MAGNITUD DE LA TRAGEDIA

El lenguaje de programación mental que nos transmiten los noticiarios, no se limita a reducir a las personas a simples cifras estadísticas:
también las clasifica de forma lógica según un sistema de valores implícito, y a la vez, crea un sistema paralelo de simulación cuantitativa de empatía hacia los demás, algo parecido a una nueva sub-rutina de programación mental basada en emociones pre-fabricadas y parametrizables, cuyo objetivo es sustituir los posibles rastros de empatía real, espontánea y sincera que aún alberguemos y que nos caracteriza como individuos humanos.
Vamos a intentar aclarar lo que acabamos de exponer.

Cada día las noticias nos muestran a personas muriendo o sufriendo.

Pero a todos se nos hace más que obvio que los medios cuantifican sibilinamente la cantidad de empatía que debemos sentir hacia esas personas dependiendo de sus características:
los medios no las tratan a todas por igual.
Hay diferentes escalafones, determinados por la raza o la proximidad étnica o nacional.

Incluso hay diferentes escalas dependiendo de las clases sociales y las profesiones.

Por ejemplo, en un noticiario cualquiera, de forma inadvertida y sutil, se nos transmite la idea de que un policía o un agente de la autoridad siempre tiene 'más' valor que cualquier otro civil.
 


 

Cuando las víctimas son policías, siempre se cuentan aparte del resto, como si fueran de una clase superior.
 
¿Cuántas veces hemos escuchado narraciones del tipo,
"en el tiroteo, se produjeron 5 víctimas mortales, 2 de las cuales eran policías?"
Es una distinción continuada que los periodistas ya parecen hacer de forma inconsciente.

Pero en muchos casos, este tipo de distinciones no tienen nada de inconsciente, sino que estamos ante una manipulación emocional premeditada de carácter político.

Recordemos cuando en España sufríamos los atentados de ETA y moría un policía, un guardia civil o un militar:
siempre nos decían cuántos hijos tenía la víctima, con la intención poco disimulada, de manipular nuestras emociones y generar una respuesta empática en favor de la víctima (y por lo tanto del gobierno) y de rechazo visceral hacia los terroristas.
Como vemos, el lenguaje de programación mental del Sistema que nos transmiten los noticiarios, contiene implícitamente una escala de valoración de las personas dependiendo de su "clasificación" dentro de la sociedad.
 


 

Si en una noticia nos dicen que mueren 4 obreros en un accidente laboral (en el caso excepcional de que nos hablen de un muerto en accidente laboral que no lleve uniforme y pistola), ¿alguna vez nos notifican cuántos hijos huérfanos dejan esos trabajadores?

Nunca, o casi nunca...

Y la razón implícita de ello es que, siguiendo la lógica interna del Lenguaje del Sistema, un obrero tiene un valor muy inferior a un policía y por lo tanto no es necesario condicionar una respuesta empática artificial ante su desaparición, básicamente porque el sistema tampoco obtendría ningún beneficio al hacerlo, como sí sucede al tratar de generar empatía con alguien que representa a la autoridad y al poder.

Esa es la cruda realidad.

Pero la perversión implícita en este lenguaje del Sistema, va mucho más allá aún.

Este es un razonamiento que a algunas personas les puede incomodar, pero la realidad es que todas las catástrofes o tragedias que nos cuentan en los noticiarios, siguen unas fórmulas implícitas que todos tenemos asumidas de forma inconsciente.

Cualquier tragedia es cuantificable tanto en Magnitud como en Intensidad y dispone de su propia unidad de medida, como la tiene la distancia, el volumen, la fuerza o la corriente eléctrica.

No seamos hipócritas:
la MAGNITUD de una tragedia se mide en Muertos. Y los heridos, son algo parecido a los decimales.
¿Cuántas veces hemos escuchado en las noticias algo como "el accidente provocó 21 muertos y 37 heridos"?

Eso significa que la magnitud de la tragedia, fue de 21.37. Un suceso con 1 muerto y 3 heridos, tiene una magnitud de 1.3 y uno con tan solo 26 heridos, una magnitud de 0.26

¿Parece un cálculo frío e inhumano de lo que es una tragedia? Lo es. Es inhumano...

Pero este es el lenguaje de la Bestia, el lenguaje del Sistema, que inadvertidamente los medios de comunicación inoculan en nuestra psique.

Y todos lo tenemos plenamente asumido de forma inconsciente:
programa nuestra mente como si fuéramos poco más que autómatas.


 

Pero no solo se cuantifica inconscientemente la Magnitud de las tragedias.

También se cuantifica la Intensidad de la tragedia, es decir, la carga emocional o empatía condicionada que debe provocar en el espectador. Y para cuantificar la intensidad de la tragedia, existe otra unidad de medida: el Niñomuerto.
  • ¿Cuántas veces hemos escuchado en las noticias algo como "el accidente provocó 200 muertos, 75 de los cuales eran niños"?
     
  • ¿Qué nos transmite una noticia redactada de esta manera?
Pues que la tragedia tuvo una Magnitud de 200 y una Intensidad de 75.

La función final de la cuantificación de la Intensidad de la tragedia, midiéndola en niños muertos, es condicionar la cantidad de empatía que el suceso debe despertar en nosotros. Es un mecanismo que busca programar y cuantificar nuestra respuesta emocional, convirtiéndola en algo fácilmente parametrizable, como si fuéramos máquinas.
 
 
 

Puede parecer una exposición muy dura y descarnada, pero esa es la auténtica realidad y la podemos constatar cada día cuando encendemos la televisión, escuchamos la radio o leemos las noticias en un diario o en Internet.

Y puesto que todos hemos aceptado funcionar según estos parámetros de programación, ¡Dejémonos ya de tanta hipocresía y digamos las cosas por su nombre, de forma explícita y sin tantos rodeos!

Hagámoslo de una vez:
añadamos ya estas unidades de cálculo de tragedia a las ya múltiples unidades de medida del Sistema Internacional. Pongamos al Muerto y al Niñomuerto al lado del Metro, el Kilogramo, el Amperio, el Newton o el Joule.
Que no mareen más la perdiz nuestros amigos los periodistas:
que lo digan con toda naturalidad…"Última hora: se ha producido una tragedia de 200.42 Muertos de magnitud y una intensidad de 55 Niñosmuertos".
Porque de hecho ya lo hacen y solo la repugnante hipocresía de nuestra sociedad y del mundo periodístico en particular, les impide exponerlo explícitamente.
 


 

Y ya puestos a arrancar máscaras y a aceptar sin tapujos que hemos sido programados con el frío e insensible lenguaje de la Bestia, acabemos de deducir qué otras fórmulas se ocultan en su interior.

Hemos hablado de las unidades de magnitud e intensidad que sirven para cuantificar las tragedias y la respuesta emocional condicionada que deben provocar en el espectador.

Pero dichos cálculos se ven alterados por un conjunto de parámetros adicionales que no podemos ignorar. Y es que como ya indicábamos antes, no todos los muertos cuentan igual.

Para calcular el valor de un muerto, también se aplica algo parecido a una fórmula matemática implícita, que incluye una serie de factores correctores.

La cantidad de valor que tiene un muerto depende de,
  • su profesión (un político cuenta más que un policía y un policía más que un barrendero o un camionero, por ejemplo)
  • su posición social (un empresario rico vale más que un obrero)
  • su nivel de celebridad (un jugador de fútbol famoso vale más que un maestro de escuela), etc.
Y a ello, debemos añadir los importantes factores correctores referentes a la raza, la cultura o la procedencia.

En Occidente, por ejemplo,
  • un blanco vale por 1, un oriental vale por 0,3 y un africano negro o un indio, valen por 0,1
  • un hindú, un musulmán o un budista vale menos que un cristiano
  • un alemán vale más que un rumano
  • un norteamericano vale mucho más que un bengalí, etc...


 

Además, si la víctima habla tu idioma vale más que si lo hace en otro idioma; y podríamos decir que el valor dado a la víctima de una tragedia, también es inversamente proporcional a la distancia entre su lugar de origen y el tuyo.

A ello debemos añadir un factor adicional de corrección referente a la forma en que se han producido las víctimas.
 
Por ejemplo, a un muerto en accidente de avión se le otorga un valor de tragedia superior a un muerto por hambruna, a causa del impacto visual y psicológico del suceso… y así con un largo etcétera de condicionantes diversos.

Todos estos elementos configuran algo parecido a una fórmula matemática que aplicamos de forma inconsciente a cada víctima cuando en las noticias nos hablan de cualquier tragedia o suceso.

Es este conjunto de rutinas lógicas, instaladas inadvertidamente en nuestra mente, las que provocan que sintamos un mayor impacto emocional por 4 muertos por un accidente de avioneta en nuestro país, que por 5.000 muertos en Etiopía a causa del hambre o de la guerra.

Si habláramos solo de "magnitud nominal" de la tragedia, la tragedia de Etiopía tendría una magnitud de 5000 respecto a la de 4 de nuestro país… pero los factores correctores reducen enormemente el valor de la unidad de magnitud de tragedia (el Muerto) en el caso de los etíopes, de manera que cada muerto etíope queda reducido a apenas unas milésimas de "muerto occidental" próximo a nuestra casa.

Sí, es muy cruel hablar en estos términos… pero así es el lenguaje de la Bestia, instalado en nuestra mente y actualizado y reforzado, cada día, por los medios de comunicación.

Y lo aplicamos constantemente, como si fuera la cosa más natural y lógica del mundo.

Otra cosa es que nos neguemos a aceptar que nuestro cerebro está programado con estos parámetros… allá cada uno con su nivel de tolerancia a la hipocresía.
 


 
 
 

LA NUEVA RELIGIÓN

Esta es la cruda realidad y este es el lenguaje con el que la maquinaria del Sistema está programando nuestra mente a nivel profundo.
 
Susurra incesantemente sus cifras estadísticas en nuestros oídos, como un mantra que nos aturde las emociones, hasta el punto de que ya no vemos a las demás personas como iguales a los que amar o respetar, sino como datos sumables o restables, como puntitos lejanos que oteamos desde una gran altura y por los que no podemos sentir nada.

Este lenguaje, con su lógica fría y su simulación numérica y simplista de lo que es la emoción o la empatía, tiene la capacidad de convertir lo mágico, lo misterioso, lo inaprensible, en una mera desviación estadística.

Por lo visto, es el lenguaje del nuevo mundo hacia el que nos encaminamos.

Un lenguaje científico y tecnocrático, en el que los individuos de valor incalculable, con sus sueños y talentos únicos, son sacrificados impíamente en los altares de la 'eficiencia' del Sistema, para aumentar en un 0,1% algún indicador estadístico de la gran maquinaria.

Nos han infectado la mente con este nuevo lenguaje, con el objetivo de que nos adaptemos sumisamente al nuevo mundo que se está gestando y para que concibamos sus lógicas internas como algo natural e inevitable, como lo es el paso del tiempo , la ley de la gravedad o la constante de la velocidad de la luz.

Y de hecho, es algo que ya está sucediendo; la infección ya ha llegado a lo más hondo de nuestra psique.
 
 
 

Con la crisis, hemos visto como a gran cantidad de personas, con sus sueños, sus anhelos y décadas de esfuerzos denodados a sus espaldas, se las ha "desechado" como piezas inservibles, para favorecer un descenso de 100 puntos en la Prima de Riesgo, o para aumentar en un 0,3% el crecimiento económico interanual.

¡Y la mayoría de gente se lo ha tragado como si fuera la cosa más 'natural' del mundo!

Por lo visto, la inmensa mayoría de la población está dispuesta a sacrificarse en pos de alguna cifra macroeconómica abstracta, sin tan solo preguntarse qué representa esa cifra, si es algo real o no, ni a quien favorece realmente la mejora de ese indicador de significado tan difuso.

Con expresión resignada nos encaminamos nosotros mismos hacia el altar de la oblación, siguiendo el sendero de la "responsabilidad ciudadana", para ser sacrificados por la gloria del Dios-Sistema.

Las voces de los grandes sacerdotes resuenan en los altavoces mediáticos, prometiéndonos que,
"nuestra sangre fertilizará los campos y aumentará el rendimiento de las cosechas en un 10%",
...y conformados, nos tumbamos sobre el altar para que nos desollen… y ya ni tan solo, en el colmo de nuestra derrota como seres humanos, exigimos que se realice un ritual decente para nuestra inmolación, adornado con bellos cánticos de ofrenda o danzas ceremoniales.
 
¡Que va! Nos han programado hasta tal punto, que permitimos que cualquier funcionario gris y mediocre nos abra en canal y nos despelleje con desprecio, como si fuéramos reses en un matadero.

Y aquellos que se atreven a rebelarse y levantan sus gritos llamando a la rebelión, a la desobediencia, o incluso a quemar el templo, no tardan en ser acallados por sus propios compañeros, que los acusan de violentos, de insolidarios o de vagos improductivos que no están dispuestos a sacrificarse por el bien común, el progreso de la humanidad, o la recuperación patria.

Son los nuevos herejes, ahora denostados bajo el apelativo de "terroristas anti-sistema" y no tardan en ser golpeados o incluso linchados por esas masas dispuestas a eviscerarse por la "gran causa" del Dios-Sistema.

Imaginemos por un momento, ¿qué habría pasado durante esta crisis (2015), o ahora, durante la impostada fase de recuperación, si el lenguaje de la Bestia no estuviera instalado en nuestra mente con toda su parafernalia estadística?

La reacción de la población habría sido muy diferente.
 


 

Si la gente no se hubiera creído, absolutamente convencida, que su sufrimiento y sus apuros servían para que la prima de riesgo bajara 70 puntos o las expectativas de crecimiento pasaran del 0,9% al 1,4%, nadie habría tragado con la situación.
 
Los ciudadanos solo se habrían fijado en los aprietos de su día a día, solo habrían visto a sus hijos viviendo peor que antes y eso los podría haber llenado de una rabia incontenible de impredecibles consecuencias.

Sí, es cierto, la rabia ha existido, se ha reflejado en las calles de alguna manera, pero ha sido apaciguada en gran manera (entre otros factores) por la susurrante voz de la Bestia...
 
Con su lenguaje falaz y su profusión de datos, ha conseguido hipnotizar a las masas y desviar toda esa rabia real y tangible, diluyéndola en un mar de datos abstractos e incomprensibles.

Ha sido al otorgarle cifras estadísticas al sufrimiento individual, disfrazándolo de esfuerzo colectivo, cuando la gente ha aceptado sumisamente su estado de precariedad.

Cada gota de sufrimiento ha sido sustituida por un "dato estadístico esperanzador" que indicaba unos "prometedores resultados" y una "incipiente recuperación" y la gente ha seguido recibiendo los latigazos con la cabeza gacha, pensando,
"bueno, ahora toca remar fuerte, pero pronto llegaremos a puerto", como esclavos en una galera romana a los cuales se les comunica, tras una jornada extenuante, que "han rendido un 0,25% mejor que el día anterior y que su navío es un 1,2% más rápido que el resto de galeras de la flota".


 

Mucha gente dirá que ha sido el gobierno el que ha manipulado a la población, ofreciendo todos esos datos macroeconómicos esperanzadores; pero esa solo es una visión superficial de la situación.
 
La realidad profunda, es que si nuestra mente no hubiera sido programada con el lenguaje de la Bestia y si no lo hubiéramos interiorizado tanto, hasta el punto de alterar nuestra percepción de la realidad, los gobiernos no dispondrían de ningún resorte para conducirnos como un rebaño.

La clave de todo, radica en la aceptación de los programas mentales.

Somos esclavos en una galera, que pensamos:
"Hoy me han pegado 3 latigazos, pero la media para esta galera es de 4 latigazos diarios, ¡soy afortunado!"

"Hoy han muerto 8 remeros por extenuación, pero en el resto de galeras mueren 10…tenemos un índice de mortalidad del 80% respecto a la media de la flota romana, ¡qué satisfactorio!"

"Hoy ha fallecido mi compañero de remo; es el cuarto de este mes, lo que indica un descenso interanual en el número de compañeros fallecidos en acto de servicio… ¡Las condiciones mejoran!"


 

¿Dónde está la dignidad y el amor incondicional por la propia vida y por la de los demás?

Si pensamos así, si sustituimos cada latigazo y cada abuso, cada muestra de nuestra hiriente esclavitud e indignante sometimiento, por un dato estadístico vacío de sentido,
  • ¿Quién es el principal culpable de nuestra situación?

  • ¿El que abusa de nosotros y lo decora con datos vacíos para sacar beneficio de nuestro lavado de cerebro, o nosotros, que nos creemos este lenguaje y lo tenemos interiorizado como si fuera algo real?
     
  • ¿Qué sucedería si ignoráramos toda esta acumulación de datos vacuos y nos centráramos en el dolor del latigazo y en la injusticia de estar encadenados en un navío, remando hasta la muerte, para beneficio de un sistema que desprecia nuestra existencia?
A base de calcular las condiciones estadísticas de nuestra esclavitud, hemos acabado olvidando lo realmente esencial:
que somos esclavos, que estamos encadenados a un remo y que nos pegan latigazos para que sigamos remando.


 

Solo centramos nuestra atención en contabilizar los latigazos, en lugar de focalizar toda nuestra energía en luchar por dejar de ser unos esclavos de una vez por todas.

¡Debería darnos vergüenza...!

La dignidad no se puede cuantificar; no es algo negociable o relativizable. Se tiene o no se tiene. Uno se respeta a sí mismo o no se respeta. Punto. Y lo mismo sucede con las demás personas.

Como ya hemos dicho otras veces, nuestro valor real es incalculable.

Pero es algo que hemos olvidado por completo.
 


 
 
 

LOS NUEVOS SACERDOTES

Debemos reconocer que el Sistema es una maquinaria tremendamente eficiente a la hora de manipularnos y reducirnos a la nada.

Ha conseguido programar nuestras mentes, primero para que sacrificáramos nuestras vidas por conceptos abstractos, pero con un reflejo tangible y real, como eran las patrias, las religiones y las ideologías.

Y con el paso del tiempo, ha dado un paso más y está consiguiendo que sacrifiquemos nuestra existencia y nuestra dignidad por simples datos estadísticos, mucho más abstractos y difusos, hasta el punto de que prácticamente existen solo dentro de nuestra mente.

Podemos decir, alto y claro, que,
  • Los datos y las macro-cifras estadísticas, son la nueva representación de la divinidad.
     
  • La imagen icónica del nuevo Dios al que debemos entregar nuestras vidas y las de nuestros hijos si es necesario.
     
  • Ahora, la santísima trinidad son la Eficiencia, el Rendimiento y la Sostenibilidad.
     
  • A través de ellos se alcanza el paraíso.
     
  • Todos hemos aceptado este nuevo modelo de divinidad; todos nos hemos subyugado servilmente a esta entidad abstracta.
     
  • Y con ella, aceptamos la autoridad implacable de sus máximos representantes: los tecnócratas, los flamantes sacerdotes de la nueva religión mundial.


 

Ellos son los portavoces máximos de los designios de nuestro nuevo dios:
la Máquina-Sistema, que exige continuos sacrificios de sangre para ser cada vez más eficiente.
Los viejos dogmas de fe de la religión han muerto para siempre:
ahora la nueva religión es la ciencia y tiene un lenguaje litúrgico propio.

Las túnicas han caído y las sotanas se apolillan en los armarios por el desuso… pero que nadie crea que los viejos sacerdotes han desaparecido.

Ahora llevan batas blancas cuando pertenecen a la Sagrada Orden de los Científicos, o visten trajes y corbatas cuando forman parte de la Santa Orden de los Economistas; y han cambiado sus cruces y báculos por tubos de ensayo, escáneres cerebrales y completas auditorías de las cuentas.
 


 

Sus antiguos sermones se han convertido en sesudos estudios científicos igualmente dogmáticos, pues son portadores de una supuesta verdad absoluta indiscutible, respaldada por presuntos datos incontrovertibles.

Es la religión del Nuevo Mundo...
  • el destino de los individuos seguirá estando escrito de antemano, como antaño
  • ahora vendrá determinado por tantos por ciento y cifras solo escrutables por los magnos sacerdotes
  • nuestro destino vendrá determinado por nuestra inclinación genética, cuantificable mediante probabilidades y por condicionantes socio económicos parametrizables mediante análisis estadísticos
Los nuevos sacerdotes,
  • determinarán si en base a estos datos debemos ir en una dirección o en otra
  • determinarán si seremos más eficientes para el sistema ocupando una u otra posición social
  • si seremos prescindibles o si debemos ser reciclados
  • si iremos al cielo de la eficiencia o al infierno de la improductividad
La nueva doctrina, vomitada por los nuevos sacerdotes nos dice:
"No sois nada. Solo sois paquetes de datos clasificables. Y estáis al servicio del Dios-Sistema. Lo amaréis por encima de todas la cosas y temeréis su ira cuando oséis ignorar sus designios"
¿Acaso no son los mismos conceptos que han encadenado nuestras mentes durante milenios, pero mucho más evolucionados y perfeccionados?

¡Es fascinante la capacidad que tiene el Sistema para cambiar de piel y adaptarse a las nuevas circunstancias que su propia evolución va generando...!

 

martes, 4 de agosto de 2015

La Dominacion Mental


 

por Mike Adams 
10 Mayo 2015 
deL Sitio Web NaturalNews
 
 





Lo que usted está a punto de leer aquí es una reveladora mirada al mecanismo psicológico que está actualmente siendo utilizado por el gobierno y los medios de comunicación para lograr un control casi absoluto sobre la población.
 
Estoy llamando al concepto "crisis del AHORA", y la comprensión de esto es muy parecido a tomar la píldora roja. 
 
La "crisis del AHORA" implica un incesante bombardeo estratégico de la población con una corriente interminable de artificiosas crisis que exigen atención inmediata en el presente. Este bombardeo psicológico se libra principalmente a través de los medios de comunicación que asaltan al espectador a cada instante con imágenes de violencia, guerra, emociones y conflictos.
 
Debido a que el sistema nervioso humano está duramente conectado a centrarse en las amenazas inmediatas acompañadas por representaciones de violencia, los principales medios de comunicación tienen la atención de los espectadores tienen su atención y sus recursos mentales canalizados a la "crisis del AHORA" sin fin de la que nunca pueden tener un respiro mental para aplicar la lógica, la razón o el contexto histórico. 

Para proteger la propaganda del escrutinio, a ninguna persona se le permite el lujo de la reflexión. La lógica y la razón están condenadas.
 
El pensamiento crítico es burlado. El contexto histórico es borrado por la repetida intrusión del ahora, y lo que sucedió hace apenas unos pocos años o meses es activamente rechazado (o sacado de la memoria) si no refuerza cualquier ilusión de hoy en día que esté siendo empujada como "hecho". 
 
Del mismo modo, el futuro es totalmente fuera de los límites y nunca dejó de ser explorado en los principales medios de comunicación, ya que hacerlo requeriría razón y una visión del futuro... dos cosas que nunca son toleradas porque revelarían los inevitables fracasos de las políticas insanas de hoy en día, como manejar el país sobre la deuda y esperar que de alguna manera no tendrá importancia en el camino.

 


Mentalmente acorralados como ganado
 
Con el pasado borrado de la mente de las masas, y el futuro fuera de los límites, la crisis del AHORA se convierte en la única realidad psicológica en la que se permite al público operar.
 
Recordar el pasado lo etiqueta a uno como "reliquia", y proyectar acontecimientos actuales en el futuro le hace un "teórico de la conspiración."
 
Sólo a la crisis del AHORA se le permite ser entretenida:
  • disturbios en las calles
  • las secuelas de un escenificado tiroteo en la escuela
  • una artificiosa vergüenza social de una pizzería en Indiana
  • una sobrevalorada crisis de sarampión que acaba de tener lugar en el epicentro de las ilusiones y de los teatros de los Estados Unidos: Disneylandia
Los medios de comunicación exigen que usted se centre en el AHORA, pero que olvide el pasado.
 
Ningún contexto histórico es permitido de ser reconocido (o incluso enseñado a los estadounidenses), ya que podría interferir con la crisis del AHORA.
 
Por ejemplo, en cualquier discusión de las vacunas, a usted nunca se le permite recordar que toda la comunidad médica una vez fue dominada por la "Gran ciencia del Tabaco", y que incluso el Diario de la Asociación Médica de Estados Unidos fue utilizado para publicar anuncios de página entera promocionando los increíbles beneficios para la salud de fumar cigarrillos. 

Recuerde el anuncio,
"Más médicos fuman Camels que ningún otro cigarrillo"
Esto fue logrado por la industria tabacalera infiltrando todas las revistas de ciencia, dando dinero a las universidades, y contratando actividades de "científicos a sueldo" para impulsar sus venenos bajo la pretensión "científica" que fumar cigarrillos plantearan riesgos para la salud.
 
La misma táctica exacta se utiliza hoy en día por la industria de la biotecnología para impulsar los tóxicos OGM y herbicidas químicos mortales como el glifosato.



 


 
Otro ejemplo de la historia que nunca se nos permite recordar
El redondeo a punta de pistola de los ciudadanos de EE.UU.
 
Como otro ejemplo de la formación de vacíos de la memoria de la historia real, en los debates de hoy del 'ejercicio' militar Jade Helm, los principales medios de comunicación se centran exclusivamente en atacar a los periodistas y analistas que cubren la historia mientras se niegan a mencionar el hecho de que decenas de miles de estadounidenses han sido ya redondeados a punta de pistola y arrojados a campos de internamiento.
 
¿Quiénes fueron las víctimas de este ejercicio del gobierno de hacer redadas en estadounidenses inocentes? Los ciudadanos japoneses-americanos durante la Segunda Guerra Mundial. Todos sus derechos constitucionales fueron violados y ellos fueron encarcelados durante años basados totalmente en su raza y país de origen. 
 
La siguiente foto, una de las muchas publicadas en PublicIntelligence.net, captura algunos de los ciudadanos estadounidenses que fueron detenidos a punta de pistola y encarcelados exclusivamente sobre la base de su raza:
 


 

Lo que esto demuestra es que cuando el gobierno de Estados Unidos quiere, reúne y encarcela a un grupo seleccionado de estadounidenses a punta de pistola, negándoles el debido proceso, incluso si son completamente inocentes y no han hecho nada malo. 
 
Usted, el moderno lector y visor de noticias, no puede recordar esta historia, debido a que le podría proporcionar el contexto necesario para entender la preocupación por JADE HELM, una operación militar que se realiza ilegalmente en territorio estadounidense, en abierta violación de la ley estadounidense establecida.
 



No se permite aplicar la lógica a ninguna crisis
 
La lógica es el enemigo de los propagandistas. 
 
Debido a eso, jamás se permite un debate serio ni discusión sobre cualquier tema en el que los propagandistas buscan el control:
... etcétera.
"Con el fin de sostener gigantescas realidades falsas, hay debates honestos que nunca deben suceder", escribe Rappoport en Matrixology 101: debates that never happen.

"Revelarían demasiado. Ellos harían brillar una luz sobre vastas contradicciones. Los narradores oficiales serían expuestos a una fulminante crítica".
Para explicar con más detalle su punto, Rappoport revela que el SIDA es diagnosticado en personas hoy en día a través de la detección de anticuerpos contra el VIH.
 
Si una persona lleva anticuerpos, están supuestos a acarrear el VIH y se supone que están enfermos. Pero si se hubiera desarrollado una vacuna contra el SIDA, como todas las vacunas, que podría causar que el cuerpo produzca anticuerpos contra el VIH, causaría que una persona vacunada contra el VIH-sea diagnosticada con SIDA también.
 
Entonces, ¿cómo pueden los anticuerpos del VIH significar que usted está "enfermo" en primera instancia, y al mismo tiempo esos mismos anticuerpos significan que usted está "bien" si aparecieran después de una vacuna?
"Millones y millones de pruebas de anticuerpos han sido dadas a gente de todo el mundo", escribe Rappoport.
 
"La prueba de anticuerpos es sólo una de una serie de enormes problemas en la medicina moderna que, si fueran abiertos al debate real, causarían un cambio radical en la sociedad... asumiendo que hubiera suficientes oyentes que podrían rastrear las líneas de razonamiento."
Pero la razón es el enemigo de los propagandistas, y casi nadie sabe cómo pensar con claridad ya, porque estas habilidades raramente son enseñadas en escuelas o universidades.
 
Es por eso que la crisis del AHORA siempre es presentada de una manera que apaga la lógica y la razón, engendrando una respuesta emocional en usted a cualquier evento siendo tirado a usted, la mayoría de los cuales son puro teatro fabricado:
  • los videos de pantalla verde de decapitación por ISIS 
  • La pantalla verde del CNN fingió filmaciones desde el Medio Oriente
  • la tremendamente falsa narrativa de osos polares siendo "atrapados" en trozos flotantes de hielo (los osos polares son grandes nadadores)
  • puesta en escena de fotos de la “sala de guerra” de la Casa Blanca mientras los antiguos amigos de la CIA de Estados Unidos son perseguidos y ejecutados por equipos de operaciones especiales,
... etcétera.
 
Cada crisis está estructurada para evocar un estado mental emocional que apaga toda razón y pensamiento crítico.
 
Una vez logrado esto, la mente de las masas son bombardeados con cualquier mensaje político de programación que desean en el momento:
 
Los cristianos malvados, sólo el gobierno puede poner fin a la pobreza, todos los policías son malos, el dióxido de carbono va a destruir el planeta, a los inmigrantes ilegales debe concedérseles el derecho a votar, y así sucesivamente.




Creando crisis donde no la hay
 
A veces, la crisis del día debe ser tan salvajemente exagerada y sobrevalorada que los ejercicio militares rebasan los límites de credibilidad... tales como el pánico dirigido por el DCD del sarampión librado por los medios de comunicación a través de una infección leve que no mató a nadie y ni siquiera fue considerada una crisis hasta que sólo en los últimos años, cuando la industria de vacunas cambió al modo de "ciencia totalitaria".
 
El objetivo del ejercicio era inculcar miedo extremo en la población, seguido de la introducción de una ley obligatoria de vacuna que ahora sabemos que se llama SB 277 (California)
 
Una vez más, la crisis del AHORA apaga todo pensamiento razonable e incluso alienta al público a abandonar sus principios básicos propios de los derechos humanos, como la idea de que la gente tiene el derecho a decidir qué intervenciones médicas desean soportar, y que ningún gobierno puede obligar a los padres a que hagan inyectar a sus hijos sin su consentimiento informado.
 
A través del miedo y la crisis, los medios de comunicación, incluso persuadieron a las mujeres pro-elección a volverse anti-elección en el tema de las vacunas. Ningún gobierno tiene derecho a interferir con el cuerpo de una mujer, al parecer, a menos que el gobierno esté impulsando una vacuna

Gracias a la crisis del AHORA, todos los argumentos a favor de la opción médica fueron arrollados al olvido: argumentos éticos, argumentos científicos, argumentos de derechos humanos, argumentos legales y todo el reino de la razón. 
 
Pero la clásica crisis del AHORA que causó que los estadounidenses abandonaran toda razón y se rindieran al totalitarismo del estado policial, por supuesto, fue el 9/11.


 

El 9/11 como la crisis final del AHORA
 
El ataque del 9/11 fue aprovechado por los medios de comunicación y el gobierno para emprender lo que sólo puede llamarse una guerra de asalto psicológico sobre el pueblo estadounidense como preparación para la aprobación de la original Ley Patriota.
 
Eso es la Ley de la era de Bush la que legalizó la vigilancia al pueblo estadounidense del gobierno, convirtiendo a Estados Unidos en el estado policial totalitario que sigue siendo hoy en día. 

A raíz de los ataques del 9/11 y la campaña de los medios de comunicación posteriores inculcando odio extremo entre la ciudadanía, los estadounidenses estaban dispuestos a apoyar por completo casi cualquier ley que afirmaba "detener el terror", incluso si eso significaba rendir las libertades fundamentales en el proceso. 
 
Clave para el logro de todo esto fue la eliminación de hechos seleccionados de la memoria del público estadounidense.
 
Al día de hoy, por ejemplo, casi ningún estadounidense recuerda que tres edificios, no dos, fueron destruidos en la ciudad de Nueva York el 9/11, y el tercer edificio no fue alcanzado por un avión en absoluto.
 
Todas las preguntas acerca de este tercer edificio WTC 7 - ya han sido desterradas de cualquier discusión pública. Nadie está autorizado a preguntar cómo un edificio de hormigón y acero de repente pudo colapsar, en perfecta simetría, con la clase de precisión que sólo se puede lograr con una demolición cuidadosamente pre-planeada t diseñada. 
 
Las leyes de la física nunca han podido aplicarse a los eventos del 9/11, porque si lo fueran, la lógica y la razón traerían a demasiada gente a la ineludible conclusión de que el WTC 7 fue derribado por demolición controlada, y no por aviones. 
 
Por lo tanto, la manera más fácil para los propagandistas de evitar toda esta discusión es eliminar el tercer edificio de la memoria nacional
 
El ilusionista Uri Geller, una vez hizo parecer desaparecer la estatua de la libertad del horizonte de Nueva York, pero los propagandistas de los medios han borrado todo un edificio de gran altura de la memoria colectiva de los Estados Unidos.
 



La próxima "crisis del AHORA" está siendo planificada en este momento
 
Para lograr casi cualquier resultado político deseado, todo lo que los controladores globales tienen que hacer es esperar la crisis correcta (o escenificarla ellos mismos), para desplegar una ola pre-planificada de asaltos mentales estructurados en torno a una crisis del AHORA.

Si quieren para prohibir los departamentos de policía locales y desplegar un grupo nacional, controlado por una fuerza federal de policía Gestapo del gobierno, por ejemplo, todo lo que tienen que hacer es esperar a que la brutalidad policial apunte a un afroamericano masculino - la brutalidad contra las víctimas blancas no cuenta - luego esperar que se desplieguen los inevitables disturbios.
 
En medio de los disturbios, IA "el informante" Sharpton puede fácilmente estar encaminado a convocar a una toma de control federal de toda la policía. 

Si quieren obligar a todos los estadounidenses a vacunarse o medicarse en contra de su voluntad, todo lo que tienen que hacer es apresurar una ola de inmigrantes ilegales que llevan enfermedades infecciosas, y luego esperar a que suceda un brote.
 
A medida que se propaga la epidemia, ellos pueden culpar a los estadounidenses no vacunados y aprovechar la crisis para impulsar el cumplimiento de la vacuna obligatoria.
 
Toda lógica y razón, por supuesto, no es permitida entrar en el debate, o de lo contrario el público se daría cuenta de que si las vacunas funcionasen realmente, entonces los vacunados no tienen nada que temer de los no vacunados.

Si quieren desarmar completamente al público estadounidense y prohibir la propiedad privada de armas, es una simple cuestión de poner en marcha una serie de eventos que resulten en un tiroteo masivo en alguna parte.
 
A raíz de los disparos, los legisladores pueden apoderarse de la intensidad emocional de la crisis del AHORA para demonizar a todos los propietarios de armas de fuego y hacer la convocatoria de desarme nacional. 

Esto casi sucedió tras el tiroteo de Sandy Hook a finales de 2013, después del cual Obama y Eric Holder agresivamente trataron de aplastar a la Segunda Enmienda en América.
 
Antes de Sandy Hook, Eric "el señor del crimen" Holder, también se las arregló para introducir armas ilegales de contrabando en México, con la esperanza de que esas armas pudieran hacer su camino de regreso a través de la frontera y ser usados para cometer actos de violencia en los Estados Unidos.
 
Esta operación, llamada "Rápido y Furioso", desde entonces ha sido exhaustivamente expuesta.
 
Como de costumbre, nadie en el gobierno fue a la cárcel por su conspiración para llevar a cabo estos crímenes. 
 
Si quieren renovar la Ley Patriota o aprobar una "Ley Patriota 2.0," el proceso es estúpidamente simple: sólo consiga que el FBI escenifique un evento terrorista de bomba sucia en una ciudad importante de Estados Unidos, luego, deténgala en el último minuto. (O no, si realmente quiere una fuerte respuesta emocional.)
 
A raíz de ese ataque, pasar casi cualquier ley antiterrorista inconstitucional se vuelve prácticamente automático. Y sí, el FBI es muy hábil en escenificando ataques terroristas porque lo hace de forma regular con el fin de demostrar lo increíblemente buena que es la agencia en detenerlos.
 
Vea el New York Times admite abiertamente complots terroristas domésticos ideados por el FBI y tácticas de 'atrapamiento' del FBI cuestionadas en una red de falsos complots terroristas e informantes pagados.

Sea cual sea el resultado político deseado o agenda, hay una crisis que puede ayudar a que se logre, y esa crisis será tan impactante emocionalmente que atrapará a los espectadores en el AHORA y cerrará completamente las partes de la lógica de su cerebro que pueden contemplar el pasado y el futuro.

En efecto, su enfoque consciente está siendo desplazado en el tiempo en la urgencia del presente de manera que el pasado sea olvidado y no se calcule el futuro.

Sólo con esas partes de su cerebro cerradas, los controladores pueden guiarlo en su dirección deseada.

 



¿Por qué La película Hobbit no tiene ningún sentido, pero es una película sensacional para ver
 
Un ejemplo perfecto de estar atrapado en el AHORA es encontrado en la película cinematográfica estrenada en 2014, El Hobbit - La Batalla de los Cinco Ejércitos.
 
Esta película es poco más que una serie de sensacionales escenas de batalla al estilo de juego de vídeo implicando a hobbits, enanos, elfos, dragones, brujas y fantasmas, todos enlazados sin ninguna historia lógica.

El guión es una mezcla aleatoria de escenas de alto impacto de violencia, tensión, miedo, conflicto, magia y celebración.
 
La película tiene todos los elementos del Señor de los Anillos - sí, hay un Gandalf y hay un Agente Smith vestido como un rey de los Elfos - pero carece totalmente de un alma que de un significado a los elementos.
 
Como tal, es una metáfora perfecta para el mundo en el que vivimos hoy en día, donde las masas son sometidas repetidamente a las secuencias de violencia en el mundo real, conflictos y miedo detrás de la cual no puede ser detectada ninguna lógica ni razón

El Hobbit es una película muy popular. A la gente le encanta verlo porque capta su atención en el ahora.
 
Para las masas que ven la película, no importa que no haya historia que tenga sentido en absoluto. Lo único que importa es que hay una gran cantidad de movimiento y violencia desarrollándose ante sus ojos, y el efecto hipnótico de todo captura aún más eficazmente al alma que el Anillo Único en sí. 

El Hobbit fue escrito con lo que yo llamo "lógica de Jardín de Infantes"
 
Es el tipo de película cuya lógica parece increíble para un alumno de kindergarten, que por supuesto es el mismo nivel mental al que también se apuntan todas las campañas de propaganda del gobierno.
 
Las leyes de vacunas obligatorias no tienen que tener sentido para los adultos,
Sólo tienen que tener sentido para la mente de un alumno de kindergarten que aún no ha aprendido a pensar racionalmente.
Cuando la capa emocional de una crisis es tan fuerte que el pensamiento maduro y la lógica se vuelven irrelevantes, los propagandistas han ganado.

 
 
 
La propaganda es el arte de aplastar la lógica
 
Como he detallado aquí, cada evento escenificado de propaganda mediática presenciado hoy carece de toda lógica y razón.
 
En cuanto al susto del sarampión en Disneylandia, por ejemplo, si las vacunas realmente funcionaran, entonces los niños vacunados no tienen nada que temer de los niños no vacunados. Esa es la lógica de la ciencia real, pero los medios corrieron con la explicación totalmente ilógica e irracional de que los niños no vacunados propagan el sarampión a los niños vacunados - un fenómeno que debe ser imposible si las vacunas crean inmunidad como se nos dice

La lógica de la industria de las vacunas no tiene sentido, pero como periodista, Jon Rappoport explica con razón que la propaganda es el arte de la superación de la lógica.
 
Es también, como he explicado aquí, el arte de atrapar gente en la crisis del AHORACuanto mayor sea la intensidad emocional de la crisis, más es desconectada toda razón de la mente. Esta es precisamente la razón por la que la comercialización de la vacuna ya ha deliberadamente abandonado todos los hechos y la ciencia.
 
En cambio, las vacunas están siendo promovidas intencionalmente utilizando falsas y emocionales (y gráficas) historias, casi todas las cuales son fabricadas por las compañías de relaciones públicas de las Grandes empresas Farmacéuticas o sus empleados, muchos de los cuales se hacen pasar por "madres interesadas" en los medios de comunicación social. (Son efectivamente operarios pagados de relaciones públicas.) 

Permitir al público el lujo de la razón es perder el control de sus conclusiones. Desde el punto de vista de los controladores, permitirle a la gente a pensar por sí mismos es un riesgo demasiado alto porque la gente no puede tomar decisiones que violan sus propios intereses. 
 
Sin embargo, el principio más importante de ejercer poder sobre el pueblo es asegurarse de que las corporaciones y los gobiernos pueden convencer a la gente a tomar decisiones que violan sus propios intereses.
 



"Supresión" psicológica de las verdaderas amenazas a su vida, a la libertad y felicidad
 
Al atrapar a la gente en crisis del AHORA, todo el pensamiento crítico es anulado y reemplazado por estados emocionales primarios que son muy fáciles de manipular y controlar a través de una estratégica propaganda mediática.
 
Al mismo tiempo, las verdaderas amenazas a su vida, a la libertad y la felicidad están psicológicamente "borradas" de su mente.

Por ejemplo, si yo le dijera que los terroristas ISIS blandiendo sus espadas están matando a 44 estadounidenses al día con horripilantes decapitaciones, usted totalmente lo cree, debido a que usted ha sido programado para ello por los medios de comunicación.
 
Usted se enoja al respecto y PIDE más fuerzas de "seguridad nacional" para protegernos de esa atemorizante gente del ISIS.

Pero cuando usted aprende la verdad de que 44 personas realmente están siendo asesinadas cada día de otra cosa - sobredosis de medicamentos recetados, de acuerdo con CDC - no tiene ninguna reacción en absoluto. Las sobredosis de medicamentos recetados son tranquilas y no violentas.
 
No son atemorizantes y no han sido retratadas por los medios de una manera que promueva el miedo extremo. Así que las 44 muertes al día por sobredosis de medicamentos recetados son psicológicamente borradas de las mentes de los estadounidenses, la mayoría de ellos no tienen ni idea de cómo están siendo asesinadas muchas personas cada año por los medicamentos con receta.
 
(El número total de muertes por medicamentos recetados aprobados por la FDA es de más de 100,000 estadounidenses cada año. Los principales medios de comunicación ignoran completamente esta epidemia, a pesar de que es el equivalente numérico de un jumbo cayendo del cielo y matando a todos a bordo cada día.)

A usted tampoco se le recuerda que hasta un tercio de todos los accidentes de tráfico y muertes son causados por conductores medicados
 
Mientras que los medios de comunicación quieren que usted se asuste emocionalmente sobre los conductores ebrios, ellos no quieren que usted se de cuenta siquiera de que la epidemia de los conductores medicados es mucho peor. Todo el asunto ha sido borrado de la conciencia nacional, por la sencilla razón de que la conciencia sobre eso podría perjudicar a los beneficios de la industria farmacéutica. 

(Si los medios de comunicación fueran financiados en gran parte por las compañías de cerveza, nosotros dejaríamos de ver historias acerca de conductores ebrios también.)

Del mismo modo, nunca dicen que Tylenol causa daño permanente al hígado en decenas de miles de estadounidenses cada año, y que más de 16,000 estadounidenses mueren cada año a partir de hemorragia intestinal causada por una clase común de analgésicos llamados AINE.
"Cálculos conservadores estiman que unos 107,000 pacientes son hospitalizados anualmente por el medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) con complicaciones gastrointestinales relacionadas y al menos 16,500 muertes relacionadas con AINE se producen cada año sólo entre los pacientes con artritis", escribe el Dr. Singh es Gurkirpal en su estudio.
 
"Consideraciones recientes sobre antiinflamatorios no esteroides de Drogas de Gastropatía".
The American Journal of Medicine, el 27 de julio de 1998, p. 31S.
Tampoco le dicen que la quimioterapia provoca cáncer, por lo que la industria de la quimioterapia se ha convertido en un monopolio médico de $ 100 mil millones, y a usted nunca le recuerdan que los precios de los medicamentos con receta en Estados Unidos son los más altos del mundo sólo porque la FDA y la FTC protegen a un monopolio farmacéutico que explota la enfermedad con fines de lucro.

 
 
 
A menos que se construye una reacción emocional por algo, no existe en la mente de las masas
 
Todo esto lleva a una comprensión fascinante de control mental en América hoy:
 
Hasta que algo sea asociado con una respuesta emocional fuerte, no existe en la conciencia de las masas.
 
Todo lo que es "real" es primero construido de pura emoción, después empujado a las mentes de las masas a través de la crisis del AHORA.
 
Sólo entonces cuenta como real, y desde ese punto en adelante puede ser aprovechado para aprobar nuevas leyes que erosionan aún más los derechos y libertades de los estadounidenses. Esta es la razón por la cual la herramienta Nº 1 del control mental de los medios de comunicación es la manipulación emocional de los espectadores.
 
La cobertura emocional puede ser auténtica en los casos en que la crisis es real y se justifica la atención, pero la manipulación emocional suele ser artificial con el fin de provocar una respuesta con el único propósito de la manipulación. 

Todo esto regresa al trabajo propagandista original de Estados Unidos Edward Bernays(Véase La Historia Es un Arma para aprender más sobre Bernays.)
 
Él entendió hace décadas que usted no vende cigarrillos pregonando sus beneficios, los venden anclándolo a poderosos estados emocionales reflejando imágenes positivas de uno mismo. Del mismo modo, en 2015, usted vende vacunas no discutiendo algo parecido a ciencia real, sino catapultando historias emocionales que implican a pobres e inocentes niños que fueron afectados por la varicela - ¡los horrores! - Incluso si estas historias son enteramente fabricadas. 
 
La verdad detrás de la propaganda es irrelevante. Lo que importa es su impacto emocional.
 
Y porque las emociones anulan la razón, aquellos de nosotros que intentamos citar la ciencia real en temas como vacunas estamos luchando una batalla perdida. A medida que el CDC ha sido siempre probado, la verdadera ciencia no importa. Lo que importa es la narrativa pintada por la industria de las vacunas para evocar una respuesta emocional cargada como una forma de control mental. 
 
La respuesta a todo esto, por supuesto, es poner de relieve a los niños dañados por la vacuna y mostrar a aquellos que han lavados del cerebro por la industria de las vacunas, que están de duelo por el lado equivocado.
 
El costo humano real es encontrado en todos los niños dañados por las vacunas - niños que nunca va a poder llevar vidas "normales" de nuevo, porque su neurología ha sido comprometida de forma permanente por los conservantes tóxicos y adyuvantes químicos que se encuentran en las vacunas.

En ambos frentes - emociones o lógica - la industria de las vacunas como opera hoy en día es un fraude. Sólo se volvió hacia el marketing emocional, ya que no podría sobrevivir cualquier escrutinio real de su ciencia imperfecta. 
 
Mientras tanto, en el ámbito de la ciencia real, las tasas de autismo se han disparado 296% en los últimos años a medida que el empuje de la vacuna se ha vuelto más agresivo.
 
Ver la creciente tasa representada en la línea roja del gráfico de barras de abajo, como es mostrado en un estudio recientemente publicado: "Trends in the Prevalence of Autism Spectrum Disorder, Cerebral Palsy, Hearing Loss, Intellectual Disability, and Vision Impairment, Metropolitan Atlanta, 1991 - 2010."
 


 

Ver más discusión sobre el aumento del autismo en Era del Autismo.


 
 
Soluciones y defensas
 
La defensa contra todo esto es practicar la capacidad de dar un paso atrás desde el tapiz emocional siendo tejido por los propagandistas y evaluar la lógica real detrás de los reportes.

Esto no es fácil de lograr, pero se puede lograr si usted está decidido a ver cosas con más claridad.
 
A veces, el mero paso del tiempo puede disminuir el impacto emocional y lograr una mayor claridad. Esta es precisamente la razón por la cual los medios de comunicación libran repetidamente el miedo imaginario en su cabeza cada pocas horas, como vimos después de los ataques del 9/11. No se podía encender una TV en cualquier lugar de América sin el video de los aviones golpeando las torres gemelas siendo explotados en su psique, ¡y esto se prolongó durante semanas! 

No todas las advertencias cargadas emocionalmente son falsas, por supuesto. Existen muchas crisis emocionales y realmente justifican acción de nuestra parte. La clave está en ser capaces de discernir la diferencia entre las amenazas reales contra las falsas. 
 
Hay un atajo para lograr esto, y es más sencillo de lo que usted piensa:
Suponga que cualquier agenda siendo empujada por los medios de comunicación es falsa.
 
Esta postura "por defecto" suele ser correcta (aunque no siempre). La manera lógica de abordar esto es asumir que le están mintiendo, entonces exija que demuestren que no mienten. 

Una pregunta muy poderosa para usar para este propósito es una de mis preguntas favoritas de todos los tiempos:
"¿Cómo lo sabe?"
Si los medios de comunicación afirman que los niños no vacunados están causando que se enfermen de sarampión los niños vacunados, sólo tiene que hacer la pregunta,
"¿Cómo lo saben?"
Para responder a esta pregunta, ellos tendrían que demostrar el mecanismo por el cual su afirmación original podría tener lugar.
 
Y sobre el tema de las vacunas, ese esfuerzo se desmoronaría rápidamente por la sencilla razón de que era falso, para empezar. Incluso cuando se trata de medios de comunicación alternativos/medios de comunicación independientes, esta pregunta puede ser muy valiosa.
 
Cuando alguien afirma que su suplemento nutricional "protege su ADN" o "desintoxica su sistema", o cualquier cosa que digan, la misma pregunta útil puede ser ejercida:
  • "¿Cómo lo sabe?"
  • ¿Tiene alguna prueba de laboratorio?
  • Algún estudio científico que citar?
  • ¿Algún conocimiento histórico u autóctono que citar?
Cuando usted va a comprar "proteína vegana cruda" del fabricante, de proteínas, y la botella promociona la afirmación de que esta proteína es de "brotes" y "cruda", usted debería preguntarle al fabricante,
"¿Cómo lo sabe?"
(Yo le puedo decir como una cuestión de conocimiento de primera mano cómo el director de ciencia de nuestro laboratorio que muchas de estas reclamaciones para productos de baja integridad son simplemente inventadas y no tienen base real alguna.) 
 
En general, la mejor defensa contra la manipulación emocional es realmente hacerse bueno en hacer muchas preguntasSea persistente.
 
Es por eso que yo aplaudo a todos los residentes de Texas que recientemente fueron a Bastrop a hacer frente a los militares sobre JADE HELMEstos ciudadanos hicieron una larga lista de preguntas sorprendentes, casi todas las cuales fueron completamente ignoradas por el portavoz militar. Pero incluso ese ejercicio probó el punto de que nos están mintiendo.
 
Puede que no sepamos la verdadera historia todavía, pero sabemos que la "historia oficial" es una fabricación elaborada.
 
Y ese conocimiento, por sí mismo, es muy valioso.
 



¿Conoces a alguien que todavía pueden pensar críticamente?
 
Comparte este artículo con amigos, es posible que usted tenga amigos que todavía mantienen la capacidad de pensar críticamente.
 
Es gente como usted la que será necesaria para salvar a esta nación de la avalancha de mala medicina, mala política, malas políticas fiscales y corrupción galopante. El día que Estados Unidos deba, ya sea ponerse de pie y luchar por sus libertades o ser invadido por el fascismo corporativo se acerca rápidamente. 
 
Usted puede contar con el hecho de que al menos el 90% de la población estará emocionalmente controlada a medida que todo esto se desarrolla, pero la buena noticia es que las revoluciones no requieren más que un pequeño porcentaje de acción de la población para proteger su futuro colectivo contra la tiranía.